Explora Madrid en un tour en bicicleta, descubre sus sitios emblemáticos y parques. Acompañado por guías locales, sumérgete en la historia y cultura de la ciudad. ¡Únete a nuestro Tour en Bici por Madrid hoy mismo!

Embárcate en un cautivador recorrido en bicicleta de 3 horas por los lugares más emblemáticos y encantadores de Madrid, guiado por nuestro guía local.

Descubre famosos monumentos, pintorescas plazas y el impresionante Parque del Retiro, con múltiples paradas en el camino para empaparte de la rica historia de la ciudad, su vibrante cultura y sus delicias culinarias.

Pedalea por las animadas calles de Madrid y descubre su fascinante patrimonio y su vibrante ambiente.

Con un ritmo pausado, este recorrido en bicicleta garantiza una experiencia memorable, cubriendo aproximadamente 10 kilómetros (7 millas).

Acompáñanos en un viaje inolvidable por el corazón de esta cautivadora ciudad.

Haz clic aquí para embarcarte en tu viaje virtual.

Duración

3 horas

Idioma

EN, NL

Rewiews

5 / 5 - 9595 reviews

¿Qué está incluido en el precio?

Guía oficial
Bicicleta de 7 marchas
Casco (opcional)

No está incluido

Propinas
Bebida y comida

¿Qué tengo que llevar?

Recomendamos llevar ropa cómoda

Notas Importantes

Se trata de una experiencia de paseo en bicicleta
Deberá estar en el punto de encuentro al menos 10 minutos antes
Disponemos de sillas para niños de menos de 22 kg (por 5€)

Política de cancelación

Gratis! Cancelación gratuita hasta 24 horas antes del inicio de la actividad. Si cancelas con menos tiempo o no te presentas, no se te reembolsará el importe.

¿Cuándo reservar?

1 día antes del comienzo de la actividad

El Palacio Real
El Palacio Real de Madrid es la residencia oficial de la Familia Real española en Madrid. Sin embargo, sólo se utiliza para ceremonias de Estado, ya que los Reyes de España residen en el más modesto Palacio de la Zarzuela, a las afueras de Madrid.

Está situado en el corazón de la ciudad, en el emplazamiento del antiguo Alcázar, una fortaleza medieval que se incendió en 1734. La construcción del actual palacio comenzó en 1738 bajo el reinado de Felipe V, primer rey Borbón de España. Se terminó en 1764, durante el reinado de su sucesor, el rey Carlos III.

El palacio es uno de los mayores de Europa por superficie, con más de 135.000 metros cuadrados y más de 3.400 habitaciones. El interior está profusamente decorado con numerosas obras de arte, entre las que destacan pinturas de artistas de la talla de Velázquez, Goya y Caravaggio.

Catedral de la Almudena
La Catedral de la Almudena, o Santa María la Real de La Almudena, es un monumento destacado situado junto al Palacio Real de Madrid.

Es la catedral principal de la ciudad y la sede de la archidiócesis católica romana de Madrid.

La historia de la Catedral de la Almudena se remonta a siglos atrás, con planes iniciales para su construcción que datan de finales del siglo XIX. Sin embargo, debido a diversos factores políticos y económicos, incluida la Guerra Civil española, la construcción se retrasó repetidamente. El diseño de la catedral sufrió varios cambios a lo largo de los años, reflejando diferentes estilos arquitectónicos. El exterior combina elementos de la arquitectura neogótica, neorrománica y neoclásica, mientras que el interior presenta una estética más moderna, con influencias de finales del siglo XIX y principios del XX.

Plaza de Oriente
Una de las plazas más destacadas y bellas de la ciudad, conocida por su elegante arquitectura, sus majestuosas estatuas y su ambiente sereno. El nombre de la plaza, Plaza de Oriente, se traduce como «Plaza de Oriente», ya que originalmente estaba destinada a honrar los territorios orientales de España durante el Imperio español.

En la actualidad, es un popular punto de encuentro tanto para los lugareños como para los turistas, y ofrece unas vistas impresionantes del Palacio Real y la Catedral de la Almudena. En el centro de la plaza se alza una gran estatua ecuestre del rey Felipe IV, erigida en el siglo XVII. Esta magnífica estatua de bronce representa al monarca sobre su caballo, rodeado de figuras alegóricas que representan la Justicia y la Paz.

Madrid de los Austrias (Madrid Antiguo)
El Madrid de los Austrias hace referencia al centro histórico de Madrid, que se desarrolló durante el reinado de la dinastía de los Habsburgo, especialmente durante los siglos XVI y XVII.

En este periodo se produjo un importante desarrollo urbanístico y arquitectónico, que configuró gran parte del trazado y carácter actuales de la ciudad. Durante la época de los Austrias, Madrid pasó de ser una pequeña villa medieval a una próspera capital.

El barrio de los Austrias, que debe su nombre a los gobernantes Habsburgo (también conocidos como Casa de Austria), abarca los alrededores de la Plaza Mayor y se extiende hasta el Palacio Real. En el Madrid de los Austrias destacan: Plaza Mayor, Calle Mayor, Mercado de San Miguel, Palacio Real y Convento de las Descalzas Reales y otros lugares históricos.

Plaza de la Villa
La Plaza de la Villa es una de las plazas más históricas y pintorescas de Madrid situada en pleno centro histórico de la ciudad, dentro del barrio de los Austrias, cerca de la Plaza Mayor y del Palacio Real.

La Plaza de la Villa destaca por su arquitectura medieval bien conservada, que ofrece a los visitantes una visión del pasado de Madrid.

La plaza está rodeada por tres edificios destacados: La Casa de la Villa, la Casa de Cisneros y la Casa de los Lujanes.

La Plaza de la Villa es un lugar encantador y tranquilo que ofrece a los visitantes un respiro de las bulliciosas calles de Madrid.

Es un destino popular para los entusiastas de la historia y los fotógrafos, que vienen a admirar su belleza arquitectónica y aprender sobre su rico significado histórico.

Calle del Codo
La calle del Codo es una de las pocas calles de Madrid que ha conservado su trazado casi inalterado desde la época medieval. Esta antigua calle es más bien un estrecho callejón, siempre sombreado, que conecta la Plaza de la Villa con la Plaza del Conde de Miranda.

Con unos 80 metros y formando un ángulo de casi 90°, fue bautizada como la calle del Codo por el Marqués de Grabal, a principios del siglo XVIII, debido a su parecido con un brazo doblado. En la placa de la calle aparece un brazo con armadura medieval en esa posición.

Mercado San Miguel
El Mercado de San Miguel es uno de los más famosos y emblemáticos de Madrid.

Situado en el corazón de la ciudad, cerca de la Plaza Mayor, es famoso por su impresionante arquitectura, su ambiente vibrante y su oferta gastronómica.

El edificio del mercado data de principios del siglo XX, y su estructura de hierro con paredes de cristal es un sorprendente ejemplo de la arquitectura tradicional de los mercados de la época.

El Mercado de San Miguel es un destino de visita obligada para cualquiera que explore Madrid, ya sea un entusiasta de la comida, un aficionado a la historia o simplemente busque una experiencia cultural única.

Es un lugar donde la tradición se une a la innovación, y donde los sabores de España cobran vida en un espacio vibrante.

Plaza Mayor
La Plaza Mayor es una gran plaza rodeada de una arquitectura impresionante. Data del siglo XVII y ha sido durante siglos el centro de la vida social y cultural de la ciudad.

La plaza está rodeada de elegantes edificios de tres plantas con balcones que dan a la plaza central. La Plaza Mayor ha sido testigo de numerosos acontecimientos, como coronaciones reales, corridas de toros, mercados y ejecuciones públicas.

Hoy en día, es un popular punto de encuentro para lugareños y turistas, con cafés al aire libre, artistas callejeros y una bulliciosa actividad durante todo el año. También es sede de varios eventos y festivales, lo que la convierte en un destino de visita obligada en Madrid.

Barrio de las Letras
También conocido como el Barrio Literario, es un barrio histórico del centro de Madrid.

Es famoso por su patrimonio literario y artístico, ya que fue el hogar de muchos escritores, poetas y artistas famosos durante el Siglo de Oro español en los siglos XVI y XVII.

Situado entre la Puerta del Sol y el Paseo del Prado, el Barrio de las Letras se caracteriza por sus estrechas calles empedradas, sus encantadoras plazas y su bella arquitectura. Muchos de los edificios del barrio cuentan con placas o inscripciones en honor a las famosas figuras literarias que residieron allí, como Miguel de Cervantes, Lope de Vega y Francisco de Quevedo.

Museo del Prado
Es uno de los museos de arte más famosos del mundo y una visita obligada en Madrid.

El Museo del Prado alberga una extensa colección de arte europeo, con especial atención a las obras maestras españolas e italianas de los siglos XII a principios del XX. Algunas de las obras más destacadas de la colección del museo incluyen obras de artistas de renombre como: Francisco Goya, Diego Velázquez, El Greco, Tiziano, Rafael, El Bosco, Rubens y muchos otros. Además de su colección permanente, el Museo del Prado acoge regularmente exposiciones temporales, conferencias y programas educativos, lo que lo convierte en un dinámico centro cultural de Madrid.

Iglesia de San Jerónimo
Originalmente fundada en el siglo XV como monasterio, la iglesia sufrió varias reconstrucciones y renovaciones a lo largo de los siglos.

El edificio actual, construido a principios del siglo XVI, es un buen ejemplo de arquitectura gótica española con elementos renacentistas.

La Iglesia de San Jerónimo el Real tiene una gran importancia histórica y cultural en Madrid. Ha sido testigo de numerosos acontecimientos a lo largo de la historia de la ciudad y sigue siendo un símbolo de devoción religiosa y excelencia arquitectónica.

Hoy en día, sigue atrayendo a visitantes que vienen a admirar su belleza y a conocer su rico patrimonio.

Parque del Retiro
El Parque del Retiro, comúnmente conocido como El Retiro, es un extenso y hermoso parque. Con una superficie de unas 125 hectáreas, es uno de los mayores parques de la ciudad y constituye un popular centro recreativo y cultural tanto para la población local como para los turistas.

Perteneciente en un principio a la monarquía española, el parque se abrió al público a finales del siglo XIX y desde entonces se ha convertido en un apreciado espacio verde de Madrid.

Estas son algunas de las atracciones del Parque del Retiro: lagos, monumentos y estatuas, Palacio de Cristal, Palacio de Velázquez, Jardines y Paseos.

En conjunto, el Parque del Retiro ofrece una escapada tranquila del bullicio de la ciudad, proporcionando a los visitantes un oasis de paz para disfrutar de la naturaleza, el arte y las actividades de ocio en el corazón de Madrid.

Palacio de Cristal
El palacio se caracteriza por su fachada transparente hecha de paneles de cristal dentro de un armazón de hierro fundido.

Inicialmente, el Palacio de Cristal sirvió como lugar de exposiciones hortícolas, mostrando plantas exóticas y flora de todo el mundo. Su diseño y amplitud lo hacían ideal para exponer especímenes botánicos en un entorno controlado. Con el paso de los años, su función ha evolucionado para albergar diversas exposiciones culturales y artísticas, incluidas instalaciones de arte contemporáneo y exposiciones temporales.

En la actualidad, el Palacio de Cristal sigue siendo un centro cultural dentro del Parque del Retiro. Acoge diversas exposiciones, instalaciones artísticas y eventos culturales, organizados por instituciones como el Museo Reina Sofía y el Ayuntamiento de Madrid.

Puerta de Alcalá
Esta puerta monumental se encuentra en la entrada oriental del centro histórico de la ciudad, cerca del Parque del Retiro y de la Plaza de la Independencia.

Fue mandada construir por el rey Carlos III de España a finales del siglo XVIII como parte de sus planes urbanísticos para Madrid.

Fue diseñada por el arquitecto Francesco Sabatini en estilo neoclásico, comenzándose su construcción en 1774 y finalizándose en 1778. La puerta debe su nombre a la antigua ciudad de Alcalá de Henares, situada al noreste de Madrid.

A lo largo de los años, la Puerta de Alcalá ha sido inmortalizada en el arte, la literatura y la cultura popular, convirtiéndose en un icono emblemático de Madrid.

Ha aparecido en numerosos cuadros, poemas y canciones, lo que la ha convertido en uno de los monumentos más conocidos de la ciudad.

Plaza de Cibeles
Se encuentra en la intersección de varias calles importantes del centro de la ciudad, como el Paseo del Prado, la calle de Alcalá y el Paseo de Recoletos.

La pieza central de la plaza es la impresionante Fuente de Cibeles, que representa a la diosa griega Cibeles sentada sobre un carro tirado por leones.

La fuente fue diseñada por el arquitecto Ventura Rodríguez en el siglo XVIII y se ha convertido en uno de los símbolos más reconocibles de Madrid.

Es un punto de encuentro popular tanto para madrileños como para turistas, y es costumbre que los aficionados celebren en ella las victorias del club de fútbol de la ciudad, el Real Madrid.

En conjunto, la Plaza de Cibeles no es sólo una hermosa plaza, sino también un símbolo de la rica historia, cultura y orgullo cívico de Madrid. Sirve de punto de encuentro para gente de todas las clases sociales y es un destino de visita obligada para cualquiera que explore la vibrante capital de España.

Puerta del Sol (Plaza)
La Puerta del Sol es una de las plazas más famosas y bulliciosas de Madrid. No sólo es un importante nudo de comunicaciones, sino también un importante centro cultural y comercial. En el corazón de la plaza, incrustada en el pavimento, hay una pequeña placa de latón que marca el punto Kilómetro Cero desde el que se miden todas las carreteras radiales de España. Sirve de centro simbólico del país. Esta estatua, uno de los símbolos más emblemáticos de Madrid, representa a un oso que se acerca a un madroño (Oso Y Madroño).

También alberga la famosa torre del reloj de la antigua Casa Real de Correos, que ahora es la sede del gobierno regional de Madrid. La torre del reloj es un popular punto de encuentro, especialmente durante la Nochevieja, cuando los españoles comen tradicionalmente doce uvas, una con cada campanada del reloj a medianoche.

Punto de encuentro
Calle de Santiago, 8, 28013 Madrid

Cancelación gratuita

Se te reembolsará el importe íntegro si cancelas con al menos 24 horas de antelación al inicio de la mayoría de experiencias